domingo, 27 de mayo de 2012

Piedra y tijera

Y ahora comemos las piedras
en una mesa vacía
éramos y somos tierra
de luna triste y baldía.

Y estrellamos las estrellas
falsos oros y alegrías
desaparecieron huellas
que creíamos poseer un día.

Largo desierto de arena
noches negras y sombrías
como locas las tijeras
carcomiendo como arpías.

¡Adíos, mis amigos, adíos!

Mi tren para en esta siembra
llenas de espinas y ortigas
con un sol recto quisiera
martillo, hoz, y una vida.
 


3 comentarios:

  1. Temática "MiguelHernandeña" con aromas "aLorcados" en un nuevo poema de "chapeau" de mi primito manchego.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Sólo quienes aman el campo tanto como para preferir vivir en él, sabemos de los espejismos, de aquello que se nos vende y que nunca debimos haber comprado.
    Ortigas, ortigas... todos los días me voy a por unas pocas, son muy nutritivas, además de muy beneficiosas para la salud en general. Un lujo, ya te digo.
    Piedra y tijera, que el papel es en donde escribes estos versos tan humildes y hermosos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Juanma. En reconocimiento a tus trabajos y bellas poesías...
    Pásate por mi blog, hay algo para ti.
    Besos.

    ResponderEliminar