lunes, 24 de septiembre de 2012

Acaso dormido

La otra mañana lo encontré desnudo, moribundo y seco,
acaso dormido entre el silencio,
al fresno negro.
Creo que soñaba con remolinos de hojas amarillas
flotando en un viento fresco.
Se conoce que fue frondoso y altivo
pero ahora muere posado en el rio,
y aunque está consumido por la podredumbre
es posible que siga esperando un último retoño,
quizá la próxima primavera…




No hay comentarios:

Publicar un comentario