lunes, 17 de septiembre de 2012

Gatos de luz


Tocan a mi puerta todas las noches a la hora de la luna y me traen sus ojos de luz y sus maullidos lastimeros y su hambre hueca. Al rato después les doy unos peces azules y lecha blanca. Y ellos que son huraños y silvestres comen con miedo. Con miedo a las sombras de la calle negra. Y cuando terminan no piden más y entonces me vuelven a mirar con sus ojos de luz y comienzan a dar saltos y a bailar y a hacer atrevidas cabriolas en el aire.


1 comentario:


  1. Hola J. Manuel;

    Me gustan los gatos. Dicho lo cual, creo que me gustan mucho más esos cuatro preciosos renglones.

    Saludos afectuosos.

    Sete

    ResponderEliminar