martes, 27 de noviembre de 2012

Segando

Los colores del campo empiezan a tornarse ocres. La tarde se muere  por el horizonte. La hoz corta de derecha a izquierda. Gavillo otra vez. El sol se  esconde tras la  siembra mientras los rojizos se adueñan del paisaje. Los saltamontes huyen del filo. El aire va quieto. Desparecen los rayos en un último suspiro y la raña queda como azulada. La luz cenital del ocaso invade la llanura. Hasta mañana la tierra descansa del astro abrasador. Noto el corazón como bombea en mi sien. La voz del arriero resuena marcando el fin de la jornada. Con rapidez volvemos de los diferentes tajos a la encina. Dos monedas por cabeza es el jornal. El mulo está enganchado al carro y tras subirnos andamos de vuelta el polvoriento camino. Las monedas tintinean en el bolsillo una contra otra.





lunes, 5 de noviembre de 2012

Cuento de pan y pimiento.

¿Quieres que te cuente un cuento de pan y pimiento?

 
Pan y pimiento
de hambre
de hombre
dentro de un cuento.

 
Pan y pimiento
de muerte
de suerte
entre haces de sarmientos.

 
Pan y pimiento
de venir
de ir
sembrando movimientos.

 
Pan y pimiento
de ser
de estar
cuando llueven momentos.

 
Pan y pimiento
de destino
de desatino
eso que sólo sabe el tiempo.

 
Yo no digo ni que sí ni que no, sólo digo que si quieres que te cuente un cuento.
Un cuento de pan y pimiento que nunca se acaba…