martes, 23 de diciembre de 2014

Entre viento ladino

Puedo vivir en el filo de una hoja seca
oscilando sobre un viento ladino
ver agonizar las tardes ya muertas   
fingir que estoy dormido
si acaso dentro de un círculo
en un paseo de ciudad pequeña
hecho de huesos y carne de áspides
juntar cuatro letras pobres y hacer peor vino
y mira que  aún palpito conectado a los cables
oigo un trueno, un grito, un azul frío
en un día de pelo áspero o ralo
luce una bombilla como un garbanzo
miro una luna destripada y tristona
y me quedo lejano
escondido entre la hojarasca ocre
sin haber venido.