viernes, 9 de octubre de 2015

Esa noche no había ni una estrella, 
tan sólo una carrera inmóvil 
o un arquetipo de cabriola.