viernes, 29 de julio de 2016

En el ángulo muerto

Inicialmente o a simple vista puede parecer un homínido, extinto y marchito, quizá algo indefinido, posiblemente de origen burgués y con una tendencia  hacia lo grave, lo interminable o lo laberíntico. Lo conocí una tarde de invierno, de un tiempo gris e inconcreto, en el paseo grande, saturado de hojas caídas. Estaba sentado y me dio la extraña sensación de tener una soledad de mil años, su mirada no era física, ni su manera de juntar los labios inferiores con los superiores, ni esas arrugas ajadas que apenas se dibujaban en su rostro. Lo observé durante largo rato.





No hay comentarios:

Publicar un comentario